Leonor de Aquitania

 
facebooktwittergoogle_plusmail
Imagen: docsity.com
Imagen: docsity.com

El año de 1122 fue testigo del nacimiento de una de las mujeres más formidables que hayan sido protagonistas de la historia: Leonor de Aquitania.

Hija de Guillermo X y Leonor de Châtellerault, a sus 15 años hereda el inmenso ducado de Aquitania, que era aún mayor que los territorios del rey de Francia. Leonor era una romántica empedernida, y en su corte abundaban los colores vivos, los bailes, y los trovadores. Ella se convirtió en la principal mecena de estos artistas errantes y contribuyó a su desarrollo y evolución.

Esto se acabaría cuando tiempo después se casa con el principe Luis VII. Cuando llega a la corte de París, ésta es totalmente lo opuesto a su vida anterior, donde los chismes, las críticas y las traiciones abundaban. Además, era una mujer que no temía decir lo que pensaba y que no gustaba de aceptar su papel de esposa dócil, obediente y sumisa.

Para 1147, ya siendo reyes de Francia, acuden al llamado de la Segunda Cruzada. Cabe decir que Luis no quería que su esposa fuera, pero siendo ella patrocinadora y dueña de más tierras que él, logra salirse con la suya. En Antioquía, conoce a su tío Raimundo de Poitiers. Él encarnaba todo lo que ella conceptualizaba de un hombre, ya que era alto, valiente, corteś, galán, fuerte y guapo, mientras que su marido era todo lo contrario. Ella decidió dejar a su esposo; Regresando a Europa, alegando parentesco con su esposo, logró anular su matrimonio y conservar sus tierras.

No pasaría mucho hasta que pudo conocer a un hombre del que se enamoraría irremediablemente: El principe Enrique de Inglaterra. Se casaron un 18 de mayo de 1152. Esta vez, su boda era por amor.

Cuando Enrique sube al trono como Enrique II, los territorios de él, mas los de su esposa son enormes, lo que lleva a una situación extraordinaria: aunque son soberanos de Inglaterra, le deben jurar fidelidad al rey francés. Este enredo es el que unos años más tarde sería el origen de la guerra de los cien años.

Tal vez Leonor no sea tan conocida, pero seguro que su hijo segundo si: Ricardo Corazón de León, quien se distinguió en la tercera cruzada, infatigable guerrero, excelente líder militar, que no hablaba inglés y que estuvo en total cerca de 6 meses en su reino, ya que prefería guerrear con los problemáticos súbditos de sus tierras en Aquitania y que murió de una forma ridícula sin dejar hijos.

Al no haber descendientes, el reino pasa al también famoso Juan sin tierra, el coprotagonista de las historias de Robin Hood, aquel que quería despojar a su hermano de sus tierras junto con el sherrif de Nottingham.

Leonor todavía vivió hasta los 82 años, no sin antes realizar un agotador viaje a través de los Pirineos hasta el reino de Castilla para elegir de entre todas sus nietas a la futura esposa de Luis XIII, y su elección resultó ser la mejor, ya que Blanca, la nieta a quien ella eligió, resultó una excelente esposa llena de virtudes y con una gran habilidad.

Fue enterrada en la abadía de Fontevrault, junto a su esposo Enrique y a su hijo Ricardo.

Sin duda una gran mujer, una de las primeras feministas, que soñaba con el amor perfecto alentada por los trovadores y sus cantos sobre caballeros rescatando a doncellas en peligro, que tuvo la fortaleza de no dejarse intimidar por nadie y que durante años se convirtió en toda una leyenda en el mundo medieval.

Por: Marco Gómez, conductor de: Desde la trinchera