La fantasía de prostitución (1987)

 
facebooktwittergoogle_plusmail
Imagen: enkil.org
Imagen: enkil.org

La fantasía de prostitución, en sus diferentes manifestaciones de prostituirse uno mismo, ser prostituido por otro, prostituir a otro que otro se prostituya a sí mismo o sea prostituido por un tercero, también forma parte del fascinante hecho cultural de la prostitución.

Incluso parece ser aspecto más general, pues desborda el medio de las prostitutas y los proxenetas -al que aparentemente se debería limitar- para aparecer en los lugares más inesperados del resto –la parte “decente”- de la sociedad.

Pero quizá por ser su gran difusión una amenaza potencial para el orden sexual establecido, esta fantasía no ha sido explorada ni divulgada adecuadamente por cierta sexología comprometida con ese orden.

Entre los que sí se han ocupado de ella, destacan por su penetración psicológica quienes lo han hecho en un campo relacionado íntimamente con la prostitución: la pornografía.

“La palabra –escribe H. Montgomery Hyde- se deriva de la griega PORNOGRAPHOS, cuya traducción literal significa: ‘escribir sobre la prostitución’. En su acepción original, abarca la descripción de la vida, la conducta y los usos de las prostitutas y sus protectores”.

Aunque actualmente se entiende por “pornografía” toda descripción o representación explícita del sexo sin importar que se trate de un hecho de prostitución o no, es significativo que la pornografía más interesante y cuyo efecto sobre la imaginación es más profundo, sea precisamente aquella en que se materializa la fantasía de prostitución o no,  como la novela “HISTORIA DE O” de Pauline Réage o la película “BELLA DE DÍA” de Luis Buñuel, dos obras maestras del arte erótico contemporáneo.

FernandoAcosta

Fernando Acosta Reyes @ferstarey – es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño (SIDLE), músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.